El 2020 ha sido un año difícil para toda la comunidad humana de nuestro planeta. El coronavirus ha llegado a todos los países provocando gravísimos problemas sanitarios, económicos y educativos, especialmente para los sectores más vulnerables de nuestra sociedad. Muchas personas han tenido que enfrentar la enfermedad y lamentablemente no todas han podido vencerla. Hemos tocado con la mano el aumento de la pobreza para las personas que han perdido su trabajo, formal o informal, que no han podido vender sus productos o servicios. Es también preocupante la situación de los niños, niñas y adolescentes, que no pueden seguir las clases virtuales, porque en sus comunidades no hay internet o porque sus padres no pueden darles una computadora o un teléfono celular.

La verdadera identidad de las personas y de las entidades jurídicas como por ejemplo los bancos y las cooperativas, se manifiesta cuando las dificultades se hacen más fuertes.

Nuestro banco, CODESARROLLO, ha querido estar cerca de sus accionistas, clientes y personal con las políticas generales de administración inteligente y honesta de los recursos que se nos han confiado:

  • Hemos mantenido una liquidez suficiente para atender los retiros de fondos,
  • Hemos recibido, analizado y atendido todas las solicitudes de crédito que se nos han presentado,
  • Hemos otorgado prórrogas y ampliaciones de plazo al 65% de las operaciones crediticias vigentes,
  • Hemos aumentado las provisiones para fortalecer el banco frente a riesgos futuros,
  • Hemos podido aumentar el capital social y hemos logrado un margen de utilidad neto de 1,60% sobre el capital social.

En el campo de la solidaridad destacamos las donaciones otorgadas a hospitales y centros asistenciales para sectores populares en Pichincha, Cotopaxi, Tungurahua, Chimborazo y El Oro; así como también la entrega de alimentos e insumos médico-sanitarios en beneficio de comunidades, organizaciones e instituciones con actividades de servicio a los necesitados.

Puertas adentro hemos velado para que nuestro personal y las personas que se acercan a nuestras agencias no corran riesgos.

Superado el segundo trimestre del 2020, durante el cual el impacto financiero fue más fuerte, CODESARROLO ha sentido aumentar la confianza, de las personas naturales y jurídicas que nos fortalecen y nos honran con sus depósitos a la vista y a plazo. Por eso comenzamos el 2021 con una mayor capacidad de otorgar préstamos a las organizaciones, familias y personas que comparten con nosotros la exigencia de buscar el bien del Ecuador generando nuevos puestos de trabajo, especialmente para los jóvenes y las mujeres, aumentando la producción y la productividad, abriendo nuevos mercados justos y cuidando los recursos naturales. El consumo vendrá después.

Reiteramos nuestra voluntad de “invertir en humanidad”, para que las personas crezcan, junto con su familia y comunidad, y caminen con alegría hacia horizontes de amor, felicidad y paz.

Un agradecimiento sincero a quienes creen en nuestro sueño:

  • los accionistas, los clientes, las entidades financieras que nos prestan recursos,
  • todo el personal y en particular los compañeros y compañeras que ejercen cargos de responsabilidad: los miembros del directorio, el gerente y subgerente general, los gerentes de área, los coordinadores zonales, los/las jefes de agencia y de unidades o departamentos.

El mundo ha sobrepasado un desafiante 2020, un año que quedará en la historia debido a la presencia y a los efectos derivados de la pandemia ocasionada por el COVID 19. Queda en nuestra memoria un año con graves consecuencias económicas, irreparables pérdidas humanas y la puesta en evidencia de grandes desigualdades en el mundo. Sin embargo, nos queda un reto pendiente, mirar hacia adelante, construir una nueva normalidad, una sociedad moderna que se fundamente en principios de equidad, justicia y paz.

CODESARROLLO ha demostrado durante sus años de gestión, y lo demostró con mayor ahínco a lo largo de la pandemia, que está concebida como una organización con principios éticos, que demuestra en cada acción ejecutada que tiene una orientación hacia los pobres y los excluidos. Por esto, el año 2021 nos obliga a repensarnos para enfrentar una etapa de post aislamiento que requerirá de una significativa presencia institucional para amparar el proceso de reactivación económica de nuestros clientes. El 2021 presenta un escenario ideal para el relanzamiento de Banco CODESARROLLO, promoviendo una mejora de su posicionamiento y la consolidación de un modelo de gestión que demuestre que una entidad financiera puede ser administrada de manera ética y, simultáneamente, ser eficiente y rentable.

En un escenario económico tan adverso, producto del COVID 19, CODESARROLLO ha decidido remar contra corriente y ejercer un rol contra cíclico; es decir, que a pesar de la recesión, el banco incrementará su acción de intermediación financiera,

particularmente la de crédito ya que las crisis afectan con mayor severidad a los menos favorecidos, nuestros clientes, aquellos que necesitarán el acompañamiento y la disposición de su banco para ayudarlos a progresar.

Para lograr este cometido, CODESARROLLO reorientará la concesión de operaciones de crédito hacia el fomento de actividades económicas primarias que sustenten el consumo local de bienes de primera necesidad (indispensables en el post aislamiento). Estos, además, garantizan la soberanía alimentaria y el cuidado de la vida en el Ecuador. Se debe priorizar la producción sobre el consumo, ambos criterios son fundamentales, pero el enfoque de trabajo del banco será el desarrollo de encadenamientos productivos locales, particularmente en zonas rurales y periurbanas, que en una segunda instancia permitan el incremento del consumo de los hogares.

El modelo de gestión integral de negocios será el fundamento para llevar estas ideas a la práctica. Concebido como un mecanismo de trabajo dinámico, que determina un equilibrio de las fuentes de fondeo locales e internacionales para redireccionar estos recursos captados al crédito productivo en condiciones adecuadas, con la perspectiva de que la eficiencia operativa será el fundamento para buscar una anhelada reducción de tasas de interés.

La gestión financiera no puede concentrarse exclusivamente en el crédito. Para lograr un mejor posicionamiento y el relanzamiento de CODESARROLLO es vital complementar esta actividad con los servicios financieros, que en este 2021 y en la posterioridad, permitirán a los clientes interactuar con la organización y utilizar sus recursos a través de diferentes canales y para diferentes fines, como el caso del pago de servicios, pago en locales comerciales, uso de moneda electrónica, entre otros.

Debo aprovechar este espacio para afianzar nuestro compromiso con las estructuras financieras locales y las organizaciones de la economía popular y solidaria, históricas entidades hermanas de CODESARROLLO. Nuestro proceso de relanzamiento en el 2021 requerirá de su acostumbrada confianza y se estructurará para brindarles el soporte requerido para enfrentar las amenazas normativas, operativas y organizacionales que limiten su proceso de fortalecimiento en el país. Para esto, desde CODESARROLLO se ejecutarán proyectos para promover economías de ambito, apoyo a las redes de integración y poner a su disposición nuevos servicios.

La visión 2021 aquí expuesta deberá plasmarse con un talento humano comprometido y una cultura organizacional especializada, cuya labor, día a día, permitirá que CODESARROLLO, al igual que en el 2020, mantenga la senda de crecimiento y trabaje en la búsqueda de la eficiencia, para reducir costos, para incrementar las captaciones del público, para dinamizar la cartera de créditos, para diversificar los productos y servicios, para incrementar las fuentes de fondeo internacional y para cumplir con nuestra misión social y ambiental.

Queridos y queridas accionistas, me despido agradeciendo su inclaudicable compromiso, recordándoles que este 2021 será un año lleno de desafíos para todos y estamos preparados para afrontarlos. Seguramente llegarán nuevos accionistas nacionales o internacionales que tengan una identificación con nuestros valores; no obstante, les invitamos a incrementar sus propias participaciones considerando que esta inversión es rentable, socialmente efectiva y ambientalmente amigable.